Enero 2015 - Palabra de Vida

«Jesús le dice: “Dame de beber”» (Jn 4, 7).

Jesús deja la región de Judea en dirección a Galilea. El camino lo lleva a cruzar Samaria. A mitad de jornada, a pleno sol, cansado por el camino, se sienta en el pozo que el patriarca Jacob había hecho 1700 años atrás. Tiene sed, pero no tiene cubeta para sacar agua. El pozo es hondo, 35 metros, como se puede ver aún en nuestros días.

Sus discípulos habían ido al pueblo a comprar algo de comer. Jesús se ha quedado solo. Llega una mujer con un cántaro, y él, sencillamente, le pide de beber. Es una petición que va contra las usanzas de la época: un hombre no se dirige directamente a una mujer, y menos si es una desconocida. 
Además, entre judíos y samaritanos hay divisiones y prejuicios religiosos: Jesús es judío, y la mujer, samaritana. La confrontación e incluso el odio entre los dos pueblos tiene raíces profundas, de origen histórico y político. Además hay una barrera más entre él y ella, de tipo moral: la samaritana ha tenido varios hombres y vive en situación irregular. Quizá por eso precisamente no viene a sacar agua con las demás mujeres, por la mañana o al atardecer, sino a una hora insólita como aquella: a mediodía, para evitar sus comentarios.

Jesús no se deja condicionar por ningún tipo de barrera y entabla un diálogo con la extranjera. Quiere entrar en su corazón, y le pide:

“Dame de beber”

Se reserva un regalo para ella, el regalo de un agua viva: «El que tenga sed, que venga a mí, y beba el que cree en mí», lo oirán gritar más tarde en el templo de Jerusalén (Jn 7, 37). El agua es esencial para todo tipo de vida, y resulta aún más preciada en lugares áridos, como Palestina. Lo que Jesús quiere dar es un agua viva, como símbolo de la revelación de un Dios que es Padre, y es amor, el Espíritu Santo, la vida divina que Él vino a traer. Todo lo que Él da es vivo y para la vida: Él mismo es el pan vivo (cf. 6, 51ss.), es la Palabra que da la vida (cf. 5, 25), es simplemente la Vida (cf. 11, 25-26). En la cruz –dice también Juan, que fue testigo de ello– cuando uno de los soldados le traspasó el costado con la lanza, «al instante salió sangre y agua» (19, 34): es el don extremo y total de sí mismo.

Pero Jesús no impone. Ni siquiera reprende a la mujer por su convivencia irregular. Él, que todo lo puede dar, pide, porque en verdad necesita que ella le dé:

“Dame de beber”

Pide porque está cansado, tiene sed. Él, el Señor de la vida, se hace mendigo, sin esconder su humanidad real.

También pide porque sabe que si la otra da, podrá abrirse más fácilmente y disponerse a acoger a su vez.

Esta petición da lugar a un coloquio a base de argumentos, equívocos y pensamientos profundos, al término del cual Jesús puede revelar su identidad. El diálogo hace caer las barreras defensivas y la lleva a descubrir la verdad, el agua que Él ha venido a traer. La mujer deja lo más preciado que tiene en ese momento, su cántaro, porque ha encontrado otra riqueza, y corre a la ciudad para iniciar, a su vez, un diálogo con los vecinos. Tampoco ella impone, sino que relata lo ocurrido, comunica su experiencia y plantea un interrogante sobre la persona que ha conocido y que le ha pedido:

“Dame de beber”

En esta página del Evangelio me parece captar una enseñanza para el diálogo ecuménico, cuya urgencia se nos recuerda cada año en este mes. La «Semana de oración por la unidad de los cristianos» nos lleva a tomar conciencia de la división escandalosa entre las Iglesias, que se mantiene desde hace demasiados años, y nos invita a acelerar los tiempos de una comunión profunda que traspase cualquier barrera, igual que Jesús superó las fracturas entre judíos y samaritanos.

La falta de unidad entre los cristianos es sólo una de las tantas faltas de unidad que nos desgarran en todo tipo de ámbitos, alimentadas por malentendidos, confrontaciones en la familia o en la comunidad de vecinos, tensiones en la oficina, rencor hacia los inmigrantes. Las barreras que en muchos casos nos dividen pueden ser de tipo social, político, religioso o simplemente fruto de costumbres culturales distintas que no sabemos aceptar. Son éstas las que desencadenan los conflictos entre naciones y etnias, pero también hostilidad en nuestro barrio. ¿No podríamos, como Jesús, abrirnos al otro por encima de diferencias y prejuicios? ¿Por qué no escuchar, independientemente de cómo se formule, una demanda de comprensión, de ayuda, de un poco de atención? En quien es de un bando contrario o de distinta extracción cultural, religiosa o social, también se esconde un Jesús que se dirige a nosotros y nos pide:

“Dame de beber”

Me viene a la mente otra palabra similar de Jesús, que pronunció en la cruz y que también recoge el Evangelio de Juan: «Tengo sed» (19, 28). Es la necesidad primordial, expresión de cualquier otra necesidad. En toda persona necesitada, desempleada, sola, extranjera, aunque sea de otro credo o convicción religiosa, aunque sea hostil, podemos reconocer a Jesús, que nos dice: «Tengo sed», y que nos pide: «Dame de beber». Basta con ofrecer un vaso de agua, dice el Evangelio, para obtener una recompensa (cf. Mt 10, 42), para entablar el diálogo que recompone la fraternidad.

También nosotros, por nuestra parte, podemos expresar nuestras necesidades sin avergonzarnos de «tener sed», y pedir a nuestra vez: «Dame de beber». Así podrá iniciarse un diálogo sincero y una comunión concreta sin miedo de la diversidad, de exponernos a compartir lo que pensamos ni de acoger lo que el otro piensa. Podremos aprovechar, sobre todo, el potencial de quien tenemos enfrente, los valores que tiene, aunque estén escondidos; como hizo Jesús, que supo reconocer en la mujer algo que Él no podía hacer: sacar agua.

Fabio Ciardi [1]

[1] Los comentarios a la Palabra de Vida del 2015 estarán a cargo de Fabio Ciardi, oblato de María Inmaculada. ¿Por qué? La respuesta nos la da él mismo en la entrevista recogida en la revista Città Nuova: «Tal vez porque viví muchos años al lado de Chiara Lubich, trabajando con ella sobre todo en el ámbito de la teología espiritual. Ya en los últimos tiempos, cuando estaba enferma, pude colaborar con ella en la preparación de los comentarios a la Palabra de Vida. Espero que mi prolongada presencia en la Escuela Abba – el equipo que estudia los textos que han marcado el periodo fundacional del carisma de la unidad – me haya permitido asimilar un poco de su sabiduría y expresarla también en estos nuevos comentarios».

2 comentarios :

  1. Por trabajo, a menudo trato con personas con situaciones familiares y económicas difíciles y suele ser habitual, al entablar un diálogo con ellas, que canalicen su malestar en la persona que en ese momento tienen delante. Esto hace que me “enfrente” a la situación con una actitud defensiva, mostrándome incluso, como suele ser habitual entre los compañeros, indiferente ante los problemas ajenos.


    La palabra de vida de este mes me ha ayudado a mirar con otros ojos, reconociendo en el otro a Jesús que me dice: “tengo sed” y me pide: “dame de beber”. De esta forma, he tratado de iniciar un diálogo sincero con el otro, intentando hacer míos sus problemas y dificultades. Haciendo así, no sólo he notado una mejoría en la calidad de la atención, sino que he experimentado como se recompone la fraternidad al entablar una relación más humana y personal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por compartir tu experiencia con todos nosotros. Saludos.

      Eliminar

Gracias por tu comentario.